El último paseo

Traducido por Lua Gatchan (from the original in English The Final Walk).

 

El camino a casa desde el muelle es uno de los pequeños placeres de la vida. Normalmente es un paseo de 20 minutos, pero a menudo puedo tardar hasta una hora o incluso dos, ya que me paro a charlar con todo el mundo en el camino, con los comerciantes, con las personas que conozco de vista o incluso con desconocidos. Esta es la costumbre en mi pueblo en el sur de Tailandia, donde encuentras sonrisas y todo el mundo te habla.

Old dog

Bombom was old and tired, ready for his final walk to the temple.

El clima es casi siempre caluroso y soleado, entre 29° y 38°, hoy hace exactamente 32° según mi equipo de buceo. Por supuesto hay lluvias durante la temporada de lluvias, pero sólo duran una hora o dos y todo se seca pronto, dejando una sensación de frescura y olor a tierra mojada en el aire. A veces llueve tanto que las calles se convierten en ríos pequeños, pero todo el mundo se lo toma con calma, con los pantalones arremangados; la vida continúa (literalmente) con una sonrisa.

Después de haber completado tres inmersiones, una de ellas con fuerte oleaje, como de costumbre me muero de hambre. En estos días, mi trabajo en Tailandia consiste en la gestión biológica del medio marino que, básicamente significa bucear, a veces con estudiantes, otras sin, hago fotos a los peces y a los corales que veo, y luego escribo un informe. Sí, ¡esto es lo que yo llamo un trabajo! Me paro en uno de esos extraordinarios vendedores ambulantes en la calle principal para comer algo. La comida en la calle es tan barata y tan buena que no vale la pena ir a casa y cocinar.

Buddhist Monk and Dog.

Buddhist Monk and Dog (image by John Lander).

Mi restaurante favorito (que se parece más a un garaje abierto) es una empresa familiar, al igual que la mayoría de los negocios en Tailandia. Los dueños viven allí. Tienen un televisor y una cama para los niños en la parte trasera, es decir, detrás de las cuatro mesas para los clientes. Todo está a la vista de todos. Claro, no quieren dejar a los niños solos en una habitación. Los niños (y los perros) son una parte inherente en la vida Tailandesa, los ves en todas partes. Se les permite hacer lo que quieran, pocas veces se les regaña o se les grita, y sorprendentemente son muy educados. Me desconcierta cómo manejan esto, sobre todo cuando pienso en algunos de nuestros mocosos en Occidente, tanto humanos como caninos. Todavía tengo que descubrir su secreto, pero supongo que tiene algo que ver con el hecho de que son parte de la vida cotidiana desde el día en que nacen; están perfectamente integrados sin ningunas construcciones ni zonas artificiales “para niños”. Lo mismo ocurre con los perros; son miembros como todos los demás, sin preocupaciones y sin ninguna atención especial, sin tratar a unos o a otros de una forma especial.

Sawasdee kha khoon, Logel”, Phee Malí me saluda con una gran sonrisa cuando me ve.

Phee significa hermana mayor y Malí significa Jasmine, que es su nombre. Soy Logel porque los tailandeses siempre te llaman por tu nombre de pila. Los apellidos son un invento relativamente nuevo que se les impone por el Gobierno en respuesta al crecimiento de la población y una sociedad más moderna. La guía telefónica está ordenada por el nombre de pila. El Rey Rama VI introdujo los apellidos en 1920 y él, personalmente, inventó apellidos para unas 500 familias. Todos los tailandeses tienen apodos. ¡Te diriges a tus amigos por sus apodos y ni siquiera conoces su nombre real! Soy Logel porque la mayoría de los tailandeses no pueden pronunciar el sonido de la letra “r”, ni siquiera en su propio idioma y sorprendentemente tienen la “r” en el idioma Tailandés.

Dog in Temple

Thais often take the dogs to the local temple so they can die in peace, in the company of the monks, near Buddha.

“¿Estás bien? ¿Has visto algún pez hermoso hoy?” me pregunta Phee Malí en ‘Tenglish’ (inglés-tailandés, que es un lenguaje en sí mismo, encantador y adictivo). En poco tiempo y sin ni siquiera darte cuenta, empiezas a hablar Tenglish. Yo hablo una mezcla de Tailandés y Tenglish con los lugareños. A medida que mejora mi tailandés hablo menos Tenglish, pero el tailandés es difícil porque es una lengua tonal. El tono con el que se pronuncia una palabra cambia su significado, y a veces de una forma dramática. Hay palabras que siempre pronuncio mal y a los tailandeses les da un ataque de risa, ya sea porque estoy diciendo un disparate o digo algo mal. Les encanta cuando se trata de la segunda opción. Incluso me animan a decir una palabra que sé y que ellos saben que no puedo pronunciar bien sólo para divertirse. Pero esa diversión es sana y sin ningún ánimo de faltar el respeto. Por el contrario, me dan un trato preferencial porque hablo tailandés.

Transcribiré a continuación algunas de nuestras conversaciones en inglés, traducido directamente de palabras tailandesas, con el fin de dar a mis lectores una idea.

Sí”, contesto. He visto peces hermosos y corales. El Thale (mar) Andamar estaba muy bien.

“Oh!, estás tan negro!” Exclama con el ceño fruncido y una sonrisa. “Negro” en realidad significa bronceado o quemado por el sol. A las mujeres tailandesas no les gusta estar morenas. A ellos les gusta el blanco, como suelen decir, y se preocupan cuando ven a alguien con lo que en Occidente llamamos un bronceado saludable y atractivo.

“You hung’y ‘ight, gwai teeaw moo pet mak ‘ight? Phee Malí me pregunta riendo. Ella sabe exactamente lo que tengo en mente; me encanta un plato de Gwai teeaw moo, caliente y picante, especialmente después de un día duro de trabajo. Es una sopa de fideos y carne de cerdo o pollo o camarones,  con todo lo que puedas imaginar. Incluso lo sirven con un plato de vegetales frescos que cortas con los dedos y los metes en la sopa como prefieras. Lo mezclas todo tú mismo con chili seco, chili fresco, salsa de chili, salsa de pescado, soja, pimienta, sal y un poco de azúcar (sí, azúcar, pruébalo y verás por qué me encanta). Es delicioso y puedo asegurar que también es muy saludable.

Me como mi Gwai teeaw moo y disfruto de un té verde helado sin azúcar. El sol se pondrá dentro de una media hora; aquí siempre se pone a la misma hora, siete grados al norte del ecuador. No hay lluvia hoy. ¡Disfruto de la vida en el Paraíso!

“Thao THALE SA Baay dee Mai”. Los niños van corriendo a preguntarme sobre los peces y en especial sobre la tortuga marina, su favorita, y es una buena oportunidad para practicar mi tailandés. Me llaman Lung Logel (tío Roger), en deferencia por mi edad. Entonces llega el turno de decir hola a los perros, un idioma que sé, que no tiene ningún acento y se habla igual en todos los continentes.

Thai Child wai.

The wai is the Thai greeting when you raise both hands together to your chin. It still strikes me as the most beautiful greeting I’ve ever seen.

Veo a Ae al otro lado de la calle (AE es un nombre divertido de un juego del escondite de Tailandia). La conozco a ella y a sus padres. Su padre trabaja en uno de los barcos que utilizo con regularidad en mis excursiones de buceo. A menudo le ayudo a atracar el barco cuando llegamos al muelle cuando no hace un clima perfecto y a veces tomamos una cerveza juntos después de haber asegurado el barco, descargarlo, etc. Ae está en cuclillas al lado de su perro, uno de esos perros de Tailandia que se parecen a todos los demás. Los perros de aldea en Tailandia son todos iguales, como si fueran de una raza particular, producto de una reproducción aleatoria a lo largo de los años. Yo los llamo “el perro por defecto”.

“¿Ae está triste, verdad?” Le pregunto a los niños.

“Oh, el perro de Ae está muy viejo. Mañana el padre de Ae llevará al perro al templo”, responde Chang Lek (su nombre es Pequeño Elefante).

Termino mi comida y voy a hablar con Ae, que todavía está en cuclillas junto a su perro, acariciándolo. Puedo ver que Bombom está viejo y cansado. Es un perro bueno y agradable. A menudo se le puede ver paseando por el pueblo tranquilamente por el vecindario. Él increíblemente siempre está muy polvoriento a pesar de que Ae y su madre lo bañan cuidadosamente y con frecuencia. Cuando me acerco a ellos, él a penas levanta la cabeza. Se muestra afable y resignado de sí mismo.

“Sawasdee khrap, Ae”.

“Sawasdee kha,” me responde la niña, y se apresura a mostrarme un wai para mi. El wai es el saludo tailandés, levantando ambas manos a la barbilla. Todavía me parece el saludo más hermoso que he visto nunca.

“Bombom es viejo, verdad?” le pregunto.

“Sí señor”.

“Bombom ha tenido una vida feliz. Tú eres una buena amiga de Bombom”.

“Sí señor”, dice suavemente.

“A Bombom le gustas mucho”, le digo quedándome sin palabras.

“Mamá y papá mañana llevarán a Bombom al templo”, responde ella, y veo que le cae una gran lágrima por su mejilla izquierda.

“Sí, lo sé”, le digo. Otra vez sin palabras, añado “Ae, voy a comprar un helado para que nos sentemos aquí comiendo helado y hablando con Bombom, ¿te gusta la idea?”

“Sí señor, muchísimas gracias señor”, dice ella, y se las arregla para regalarme una sonrisa encantadora.  “A Bombom le gustan mucho los helados”, me dice la niña, y ahora sus ojos están llenos de lágrimas jóvenes, tristes.

En la cultura y creencia tailandesa, todos los seres que viven bajo el mismo sol merecen el mismo respeto. Las especies no importan. Ellos aman a sus mascotas y cuando llegan a la edad de morir, algunos tailandeses los llevan al templo local para que puedan morir en paz, en compañía de los monjes y cerca de Buda. Por eso siempre hay muchos perros alrededor de los templos, y a veces es un problema real. Los templos son pobres. Un monje posee sólo siete artículos. Los vecinos cocinan para ellos y para los perros por la mañana antes de ir a trabajar.

Sawasdee khrap,

ชีวิต ที่ด

La vida es maravillosa.

R—

Related articles

為了讓你跟狗狗可以快樂地在一起 “16件別再這麼做的事情”

譯者 translator: 林明勤 ( Ming Chin Lin) — from the original in English “16 Things You Should Stop Doing In Order To Be Happy With Your Dog

Roger Abrantes in 1986 howling with husky.

Cover photo from the author’s book from 1986 “Hunden, vor ven” (The Dog, Our Friend) (photo by Ole Suszkievicz).


如果您希望與狗兒生活地更開心並且擁有穩固的關係,以下有16件您必須停止再這麼做的事情。會很困難嗎?一點也不。你只需要產生想做的念頭,然後很單純地就去行動。也就是說,閱讀完這篇文章後,您就開始著手進行了!

1.  別再過度挑剔—別擔心,享受過程吧。 Stop being fussy—don’t worry, be happy

如同對於我們生命中的大部分事物來說, 當一個完美主意者是有其優點及其缺點的。當你養了一隻狗,你的生活會傾向莫非定律的模式 。任何會出差錯的事情將會出差錯。因為事情總有變數,也因此事情的發展很少百分之百如你期望的方式進行。您能夠做的也應該做的則是計畫並訓練,但需要做好準備的是,在沒有任何人(狗)會受傷的情況下,接受所有各種變動性、臨時性以及微小的事故。畢竟,在大部分的情況來說,比”完美”差一點點的往往都比”做的好”來的更好,所以為何要擔心做到完美呢?”完美”,這個僅存在於您腦袋裡的概念並不會讓任何人都開心,不論是對您或者您的狗兒來說都是。

2. 別老是太嚴肅—笑一下吧!Stop being too serious—have a laugh

如果你沒有很好的幽默感,那麼就別和狗兒生活在一起。哈哈大笑在很多事故發生時,通常是最好的解決方式,也同時可以讓狗狗與主人的關係升溫。會因事故而感到難堪、尷尬的只有我們的心裡。您的狗甚至不懂尷尬是什麼,而您應該跟隨狗狗這樣的方式。只要沒有任何人、狗受傷,那麼對於您或者您的狗狗犯下的過錯,就一笑置之吧!

3. 停止你想要控制任何事情的慾望—當狀況發生時,接受它。Stop your desire to control everything—take it as it comes

當您用莫非定律來決定您與狗兒的生活方式時,如果您企圖控制您的狗兒的每一個行動, 您最後得到的會是潰瘍或者陷入失望、沮喪之中。放棄您需要控制一切的想法。當然地,您應該要在安全的考量下,有理智地控制管理好狗狗,不過您應該將一些對生活或者死亡無關緊要的事物給拋在腦後。

4. 別再”散撥”你的責罵—繼續前進。 Stop apportioning blame—move on

當事情出了差錯(我可以跟您保證,事情就是會出錯)別浪費你的時間在分送你的責罵。是否是您造成的錯、狗兒造成的錯、還是鄰居的貓害的?誰在乎呀?

向前看,並且如果你發現當下的情況全都令人失望,那麼就試著預先想好未來可能會發生與這次類似的情節,並且避免它的發生。假如不是件很大的事情,那就忘了它吧。

5. 別再去相信關於狗狗的祖先是狼的傳言。 Stop believing in old wives’ tales—be critical

這世界上充滿的許多不合理的、毫無根據的狗狗的狼祖先傳言。這些日子來,網路提供了一個快速及簡易的管道讓我們可以獲得許多珍貴的資訊,同時也有很多是垃圾: 不好的觀點、不好的定義、未經證實的申明、謬論、情緒化的呈述、偽科學、促銷活動、被隱藏的政治議程、宗教道義等。當然,以表達個人言論的自由來說,我相信任何人都可發佈任何自己想要表達的看法,甚至單純地就一派胡言。但您和我都有權不去相信它、有權去漠視它。運用您的批判性思考。不要停止問自己“這怎麼有辦法發生“及“他/她是怎麼得到結論的?“ 直到您有時間好好深深地思考之後,才停止你的批判及行動。如果有必要,則尋求第二或者第三者的看法。如果這個論點非常可靠並且你喜歡,那麼就可以這麼做;如果這個論點很可愛但你不喜歡它,那麼就不要做,並且想的仔細一點;假如那個觀點不可靠,那就拒絕它並且不要再想了;為你自己做下決定並做你認為對的事情。

6. 別在意標籤—別憂慮!Stop caring about labels—be free

因為標籤的販售,我們因而被過度地淹沒在標籤之中,但它們之所以存在而被販賣,只因為你買單。你是否應該是個正向、極度正向、正增強、正正增強、正增強負處罰、達到兩者平衡、自然派、道德派、保守派、實際派、激進派、響片訓練者或者獨裁主意者的飼主呢?停止在意您該被貼上什麼標籤。當您與您的狗狗享受一個完美的時刻,您所被貼的標籤是不相干的。標籤是一個負擔;它會限制您並讓您奪走自由。標籤是給那些需要躲在圖片後並毫無安全感的人用的。請相信你自己,成為你想要成為的飼主,而且你並不需要標籤。

7. 別再去管別人怎麼想—過你自己的!Stop caring about what others think—live your life

在與您碰面的大多數人中,您在這些人身上只會花了非常少的時間;大多數的時間您則是花在家人及親近的朋友身上。所以,當您可能甚至不會再次見到這些人或者只會偶爾見到的人人,為何要在意其他們對您身為一個飼主或者您的狗狗的行為的看法呢?

8. 停止抱怨—不要浪費你的時間。 Stop complaining—don’t waste your time

您只有在一種情況下會有問題,也就是當您期望的事情與事情原貌之間有差異的時候。如果您的期望是很切實的,那就嘗試看看並且做些可以達成期望的事情。如果不是,那就停止抱怨,這浪費的是時間及精力。假如您可以為那件事情做些事,那就做吧!如果不行,那為當下畫個句點後,就向前邁進。

9.  別再為自己找藉口。 Stop excusing yourself—be yourself

您不需要為您的作風或者您的狗兒找合理化的藉口。只要在您不打擾任何人(狗)的狀況下,您有權做您喜歡的方式並且作你自己。您不需要對任何事都非常擅長,不論是服從訓練、敏捷犬、與狗共舞、在音樂中讓狗狗腳側行進、飛球活動、護衛犬、牧羊犬、嗅覺活動、動物輔助治療、雪橇犬比賽、跳水狗活動、Field、Earthdog、Rally-O、Weight Pulling、Carting、Trials、 Dock Dogs、Dog Diving、Disc Dogs、Ultimate Air Dogs、Super Retriever、Hang Time、Lure Course Racing or Treibball; 關於您做不到的事情,您不需為自己解釋不擅長的原因。當然,您也無需說明您的狗沒有標準坐姿的原因。另一方面,針對您想要改變並且能被改變的事物來努力;別把時間跟精力花在去想您不想要的、不需要的或無法改變的事物。無論您與您的狗享受的是什麼,就去做吧!只要您們喜歡,您跟狗狗才可以同時是快樂的。就是這麼簡單!

10. 別再為某些事難受立刻行動。 Stop feeling bad—act now

如果您對於在您與狗狗的生活中的某一項特定的層面而感到不開心,那麼就做一些事情來改變它。辨別問題且立下目標、擬定一個規劃進而實踐它。僅專注於難受的感覺或愧疚對於事情本身、對任何人、您的狗或者那個與您分享生活的可貴的人來說,都無濟於事。

11. 停止您對於擁有的慾望───作伴!Stop your urge to own—be a mate

對於一個生命具備享有權的奴隸制度,很慶幸地早已經被廢除了,因此,別過時地把自己看成是您的狗的所有者。要把您的狗狗當作一個您需要為之負責的伴侶。如同您並不擁有您的孩子、您的父母親或者您的朋友。

12. 停止依賴— 釋放自己。 Stop dependency—untie your self

愛基本上與依賴、著迷或渴望無關,甚至與這三者的必要性關聯是恰恰相反的。您可以愛您的狗但不要建立對彼此的依賴。您要有一個自己的生活並且給您的狗一些空間。您跟您的狗兒是兩個獨立的個體。就像是自由球員一樣,您們享受與彼此一起生活,但不是對彼此著了迷。停止把自己的影子投射在狗狗身上。

13. 別把狗狗當作一個替代品—展現尊重。 Stop turning your dog into a substitute—show respect

每一隻狗都是一隻狗,而他都是一個獨一無二的生命。你要愛他、享受有他的陪伴但不要把他當作任何一個人、朋友、小孩或者另一個配偶的替代品。

期待任何人/狗成為一個替代品對一個人、一個非人類的動物或者對您自己來說都是非常不敬的。別再讓您的狗狗為您扮演一個某一個角色,您必須開始用愛一隻狗的方式來愛你的狗。

14. 別試著合理化—請保持真實。 Stop rationalizing—be truthful

所有的關係如同經貿交易般是有付出與獲得的往來。

只要兩者能取得平衡,那麼就沒有任何問題。要對自己誠實 :

您的狗給了你什麼,而你又為你的狗做了什麼?如果你發現你們其中一個幾乎都是供給者或是接受者,思考這個問題並且調整這個平衡。你的狗需要你,就像你需要你的狗一樣,而且只要你跟狗狗都是有付出及獲得,那麼這之間並沒有任何問題。你不是因為為了拯救這個可憐的小動物而養牠。您養你的狗是因為你們兩個可以一起享受一個美好的豐富的夥伴關係。

15. 別再去奢望那些你不能擁有的事物—對於當下所擁有的要感到開心。 Stop wanting what you can’t have—be happy with what you’ve got

這是十分常見的人類特性。你總是奢望那些你無法得到的;對於您已經擁有的那些美好視而不見。

你的狗已經提供了你一個非常好的交易呢!儘管你的狗狗無法對於每件事情都很擅長,但你們兩個是可以非常完美地開心在一起!當狗主人說著他們多愛自己的狗但卻花著大部分的時間試圖去改變狗兒的行為,這是多令人吃驚的呀!把焦點放在你擁有的事物上,而不是你沒擁有的事物,感受並感恩你所擁有的。

16. 別再打擊你自己—跟著心意走。 Stop fighting yourself—follow your heart

有非常多種不同的方式可以成為一個好的狗主人。你有你自己的方式、別於他人的方式。這是你的人生。只要你不傷害任何人(狗),那就用你覺得自在的方式活著吧!仔細去聆聽專家的建議,好好地思考他們的建議,但最後,做你感覺是對的事情,跟隨你的心。做你自己。

生命是美好的!Life is great!

R—

Related articles

I’m a citizen of the World

I’m a citizen of the World,” I say, when asked where I come from—and I am, in mind and heart.

Woman saving dog from the flood

Woman saving dog from the flood (photo by Dave).

 

Diogenes, in about 412 BC, was probably the first to use the expression and express the very same sentiment. When asked where he came from, he replied: “I am a citizen of the world (kosmopolitês)”. Socrates (469-399 BC) concurred: “I am not an Athenian or a Greek, but a citizen of the world.” This was indeed a revolutionary thought, because at that time, social identity in Greece was either bound to the city-states, Athens and Sparta, or to the Greeks (the Hellenes). Perhaps it is just as revolutionary today.

Kaniyan Poongundran, the Tamil poet, wrote (at least 2000 years ago), “To us all towns are one, all men our kin.” Thomas Paine (English-American philosopher, 1737 – 1809), said, “The world is my country, all mankind are my brethren and to do good is my religion.” Albert Einstein (1879-1955) thought of himself as a world citizen, “Nationalism is an infantile disease. It is the measles of mankind.”

I’ve travelled over most of our beautiful planet, seen mountains above the clouds with perennial snow tops, and oceans reaching far beyond the eye can see. I’ve lived in temperatures from 40º C below zero to 40º C above. I’ve eaten all kinds of weird and wonderful dishes prepared by humans and spent many a day and night enjoying the company of people with the most peculiar cultures and habits.

Asian child with cat and dog.

Child with cat and dog.

 

What’s my favorite place? I don’t have one. Everywhere I’ve been, I’ve discovered new pieces in the amazing puzzle of life. Everywhere I’ve been, from the most glamorous cities to the poorest, war-torn areas, I’ve met kind and gentle people. I’ve shared water with the Masai in the African desert and rice with the Chhetris in the Nepalese mountains. I felt a strong kinship with all of them: no country, no culture, no language, no divide—we were family, we were humans, we were sentient living beings.

My blogs are read all over the World. I have readers in places that you may never have heard of: Northern Mariana Islands, Guam, Kyrgyzstan, Brunei, Réunion, Oman, to name just a few. I speak nine languages and understand at least sixteen, but write in English, as it’s the language I feel most comfortable with. I write about matters concerning my profession (biology and ethology) and also about life. My goal is to share the knowledge and experience I’ve been so fortunate to acquire during my life with all those who wish to receive it. My blog site, on which I share blogs, articles and books, is free to everyone.

I write in English, which is fast becoming a lingua franca, understood and spoken by most, allowing my blogs to reach far and wide. However, there are many people who do not speak or understand English and, therefore, from time to time, I publish a translation of one of my blogs in a language other than English. This is the least I can do for my loyal, non-native, English speaking readers from around the world.

Boy and dog sleeping on the street.

Boy and dog sleeping on the street (photo by Gemunu Amarasinghe).

 

As my blog site is free of charge, I have to keep costs as low as possible. I therefore use the WordPress platform, which is efficient, but has its limitations, one of which is that subscribers cannot be categorized by their native language; which means that all subscribers receive notifications of all my blogs whatever the language. This shouldn’t really be a problem, as, if you receive a blog in a language you don’t understand, you can either click the blue link that takes you directly to the English original, or you can simply discard the notification email. However, this seems to upset some native English speakers to the point where they send me messages asking me to remove them from the subscribers list unless they only receive blogs in English.

Unfortunately, that’s impossible if my blog is to remain free of charge because WordPress doesn’t provide that option. Such readers need to decide whether the inconvenience of receiving a message about a blog entry in a language you can’t read outweighs the benefits of having free access to all the other stuff you can. As of today, I’ve published 49 blogs (including several articles and six small books) of which only eight are in languages other than English. You can do your calculations and decide whether you get enough for your money (the money you don’t pay, that is).

As long as I receive messages like the one below, which overwhelms me, makes my heart beat a little faster and my eyes well up, I’ll continue to offer the sporadic translation.

“Teacher sir Roger I’m not good English I no computer Read from computer shop read your article from dictionary info I like so much I have many dog other animal too I very much appreciate your help very much You long life healthy”

The only regret I have is not being able to write in more languages than I do. Until then, I’ll continue writing in as many languages as I can—and yes, I’m a citizen of the World!

Life is great!

R—

Note: According to the CIA World Fact Book, only 5.6 % of the world’s total population speaks English as a primary language. That number doubles when people who speak English as a second or third language are counted. By conservative estimates, that means that well over four-fifths of the world’s population does not speak English.

Related articles

Les 20 principes que tous les entraîneurs d’animaux doivent connaître

Traduit par Marie-France Langlois (from the original in English “The 20 Principles All Animal Trainers Must Know“).

En supplément : « Seize principes à l’intention des entraîneurs expérimentés » et « Les pratiques exemplaires »

"The 20 Principles" cover.

“The 20 Principles All Animals Trainers Must Know”

C’est la première fois qu’un de mes livres est publié en français et c’est avec grand plaisir que j’offre à mes lecteurs francophones un livre dans leur propre langue.

Ce petit livre de seulement 51 pages comprend des définitions, des explications et des exemples des processus impliqués dans l’entraînement des animaux.  Aux « 20 principes fondamentaux » j’ai ajouté un supplément de 16 principes à l’intention des entraîneurs expérimentés. Bien sûr l’apprentissage chez les animaux ne se réduit pas à ces 36 principes, mais en pratique l’entraîneur qui les comprend et peut les appliquer correctement, réussira sans doute.

Comme toujours, je vais corriger et améliorer ce livre dès que je découvre des erreurs ou de meilleures façons d’expression. Donc, je vous recommande de consulter cette page régulièrement.

Première édition.

J’espère que vous passerez un bon moment avec votre lecture.

R—

PS—Ce livre est gratuit pour votre lecture online sur votre ordinateur. S’il vous plaît, ne me demandez pas d’ajouter la possibilité d’impression; j’aime des livres, mais j’aime aussi bien les arbres de notre planète. Nous prévoyons des versions pour iPad et Kindle bientôt.

Cliquez sur le  « icône mode plein écran » pour une meilleure lisibilité . Zoom avant et arrière comme vous le souhaitez.


Related articles

Os 20 princípios que todos os treinadores de animais devem conhecer

Traduzido pelo autor e Nor Abrantes (from the original in English “The 20 Principles All Animal Trainers Must Know“).

com os suplementos “Mais 16 princípios para o treinador avançado” e “Melhor prática”

"Os 20 princípios" cover

“Os 20 princípios que todos os treinadores de animais devem conhecer”

É a primeira vez que um livro meu, se bem que pequeno, aparece traduzido em português. É para mim razão de contentamento poder oferecer ao meus leitores um livro na língua dos meus ancestrais.

Este livro é um livro de ciência; não é um livro de moral ou ética. Tudo o que encontrará aqui não reflete uma atitude moral, uma escola de pensamento, nem a minha opinião pessoal. Eu dou-lhe o que a ciência descobriu e sabe sobre a aprendizagem animal tão objetivamente como possível. Cabe a si decidir se intende usar um processo ou outro, formar a sua própria “melhor prática,” resolver os seus conflitos éticos e desenvolver o seu estilo pessoal.

Como sempre, irei corrigir e melhorar este livro assim que descobrir erros ou melhores modos de expressão. Aconselho-o, portanto, a voltar regularmente a esta página.

Esta é a primeira edição.

Espero que passe umas boas horas com a sua leitura.

R—

PS—Este livro é grátis para ler no seu computador online. Por favor, não me peça para adicionar a possibilidade de o imprimir; por muito que goste de livros, também gosto muito das árvores do nosso planeta. Estamos a planear versões para iPad e Kindle para breve.

Clique o “full-screen view icon” para uma melhor leitura. Zoom in and out como deseja.


Related articles

Dominancia – dar sentido a lo que no lo tiene!

Traducido por Natalia Cuadrado y Isabel Ferrer (from the original in English Dominance—Making Sense of the Nonsense).

El tema de la dominancia se nos ha ido de las manos. Solo hay una cosa más absurda e inútil que molestarse en demostrar que la dominancia existe, y es el intento de demostrar que la dominancia no existe. Yo voy a cometer el primero de estos actos inútiles.

 

Dog Language by Roger Abrantes

Las posibles combinaciones de comportamentos agresivos, temerosos, dominates y sumisos en los caninos sociales (de “Dog Langauge” de Roger Abrantes, ilustración protegida por copyright de Alice Rasmussen).

 

Dominancia, en el lenguaje corriente, significa «poder e influencia sobre otros». Quiere decir supremacía, superioridad, predominancia, dominio, poder, autoridad, mando, control. Tiene tantos significados y connotaciones que es difícil saber cómo utilizar la  palabra en tanto término científico preciso aplicado a las ciencias del comportamiento. Además, los científicos que la utilizan (así como los que la repudian) no se han esforzado demasiado por definirla de una manera exacta, lo que ha contribuido a la actual confusión, discusiones sin sentido, desacuerdos y afirmaciones absurdas.

Es mi intención poner remedio a esto, primero demostrando que la dominancia sí existe, y después estableciendo que hace referencia a un mismo tipo de comportamiento, independientemente de la especie en cuestión. A continuación, daré una definición precisa, pragmática y verificable del término, que será compatible con la teoría de la evolución y nuestros conocimientos sobre la biología. Finalmente, expondré que, si bien es cierto que una buena  relación (beneficiosa y estable) no se fundamenta en continuas demostraciones  de dominancia/sumisión por parte de los mismos individuos ante los mismos individuos, eso tampoco implica que la dominancia no exista en perros (y en cualquier otra especie). Negar la existencia de la dominancia en perros se ha convertido en una argumentación muy difundida para afirmar que no debemos construir una relación con nuestros perros basada en la dominancia.

Es absurdo sostener que la dominancia no existe cuando tenemos tantas palabras que describen todo lo relacionado con ella. Si no existiera, no tendríamos siquiera una palabra que hiciera referencia a ella. El hecho de que el término exista quiere decir que la hemos visto a nuestro alrededor. Podemos afirmar que la hemos observado  y que el término (1)  hace referencia únicamente a determinadas relaciones humanas, o que (2) se refiere a determinadas relaciones tanto entre humanos como entre otras especies animales. La segunda opción parece más atractiva, considerando el hecho de que es muy improbable que una condición en particular solo se dé en una única especie. Eso entraría en conflicto con todo lo que sabemos acerca del parentesco entre las especies y su evolución.

Sin embargo, no es descabellado sostener que el término no es aplicable para describir el comportamiento de determinadas especies. Al contrario, dos especies que han evolucionado desde un antepasado común hace billones de años han desarrollado características propias y difieren del antepasado común y entre ellas. De igual modo, especies muy cercanas, que se separaron hace sólo unos miles de años de un antepasado común, pueden presentar  características similares o iguales entre ellas y respecto al antepasado común.  Algunas especies comparten muchos atributos en común relativos al fenotipo, el genotipo y/o la conducta; otras comparten menos, y otras ninguno. Todo depende de su antepasado común y de su adaptación al entorno.

Los seres humanos y los chimpancés (Homo sapiens y Pan troglodytes) se han separado de su antepasado común hace seis millones de años, de manera que podemos esperar que existan más diferencias entre ellos que entre los perros y los lobos (Canis lupus y Canis lupus familiaris), que se separaron de su antepasado común hace sólo unos 15-20 mil años (y de ninguna manera hace más de 100.000 años). Hay más diferencias en el ADN del hombre y el chimpancé que en el del perro y el lobo (que son prácticamente idénticos salvo por unas pocas mutaciones). Los hombres no pueden reproducirse con chimpancés, mientras que los lobos y los perros pueden tener descendencia fértil. Los hombres y los chimpancés son dos especies completamente diferentes. Los lobos y los perros son dos subespecies de la misma especie.

Teniendo en cuenta estos hechos, podemos esperar que los lobos y los perros compartan un gran número de similitudes, cosa que así es, no solo físicas sino también conductuales. Cualquier lego en la materia lo afirmaría. Sus similitudes a uno u otro nivel son lo que les permite cruzarse entre sí, producir descendencia fértil y comunicarse. Nadie ha cuestionado que los lobos y los perros presentan un amplio repertorio de comportamientos de comunicación en común, y con toda la razón, ya que múltiples estudios confirman que son capaces de comunicarse perfectamente. Sus expresiones faciales y posturas corporales son muy parecidas (exceptuando ciertas razas de perros), con pequeñas diferencias que son menores entre sí que las diferencias culturales que podemos encontrar entre poblaciones de seres humanos geográficamente alejadas.

 

Wolf Pack

En una manada estable, los lobos suelen presentar una conducta dominante y sumisa y rara vez una conducta temerosa y agresiva.

 

Si los lobos y los perros pueden comunicarse, podemos concluir que los elementos básicos y determinantes de su lenguaje deben ser los mismos. Esto quiere decir que aunque han evolucionado en ambientes aparentemente diferentes, mantienen los elementos más anclados de sus características genotípicas. Esto puede ser por tres motivos: (1) los genotipos compartidos son vitales para el organismo, (2) los entornos en que viven al fin y al cabo no son tan diferentes, (3) la evolución necesita más tiempo y condiciones más selectivas  (debido a que actúa sobre los fenotipos) antes de que los genotipos cambien de manera radical. La primera razón significa que hay más maneras de no sobrevivir que de sobrevivir, o en otras palabras, que la evolución necesita tiempo para desarrollar formas de vida diferentes y viables; la segunda razón significa que aunque los lobos y los perros (mascotas) viven actualmente en entornos muy diferentes, el fenómeno es todavía reciente. Solo hace unos cien años que los perros están plenamente humanizados. Hasta entonces, eran nuestros compañeros, nuestros animales domésticos, pero todavía tenían un elevado grado de libertad y los factores selectivos exitosos eran básicamente los mismos de siempre. No eran todavía mascotas y la cría no estaba totalmente (o casi totalmente) controlada por la selección humana. La tercera razón  significa que quizás un día (de aquí a un millón de años o más), tendremos dos especies totalmente diferentes, perros y lobos. Para entonces, no podrán cruzarse, no producirán descendencia fértil y presentarán características completamente diferentes. Habrán cambiado el nombre, a quizá llamarse Canis civicus o Canis homunculus. ¡Sin embargo, todavía no hemos llegado a eso!

Según las últimas tendencias, el «comportamiento dominante» no existe en el perro, lo que plantea algunos problemas serios. Hay dos maneras de defender esta idea. Una es desechar el concepto «comportamiento dominante» por completo, lo que es absurdo, por las razones que hemos visto antes: el término existe, sabemos más o menos lo que significa y podemos utilizarlo en una conversación con cierto sentido. Por lo tanto, debe referirse a un tipo de comportamiento que hemos observado. Otra argumentación es afirmar que los lobos y los perros son completamente diferentes y, por lo tanto, incluso aunque podamos aplicar el término para explicar el comportamiento del lobo, no podemos utilizarlo para describir el comportamiento del perro. Si fueran completamente diferentes, la argumentación sería válida, pero no lo son, como ya hemos visto. Por el contrario, son muy parecidos.

Una tercera alternativa es construir una teoría totalmente nueva para explicar cómo dos especies tan cercanas como el lobo y el perro (de hecho, subespecies) pueden haber desarrollado en un periodo de tiempo tan breve (miles de años) tantas características radicalmente distintas en un aspecto, pero no en otros. Esto nos llevaría a llevar a cabo una extensa revisión de todos nuestros conocimientos biológicos, lo que tendría implicaciones que van más allá de los lobos y los perros, y ésa es una alternativa que considero poco realista.

 

English: Saarloos Wolfdog male Polski: Samiec ...

Híbrido de perro-lobo (Imagen via Wikipedia).

 

Una aproximación mucho más atractiva, en mi opinión, es analizar los conceptos que utilizamos y definirlos bien. Así podremos emplearlos con más sentido cuando abordemos las diferentes especies, sin incurrir en incompatibilidades con el mundo científico.

Tener una definición apropiada de «comportamiento dominante» es importante, porque el comportamiento que implica es vital para la supervivencia del individuo, como veremos.

Me parece que es un enfoque pobre desechar la existencia de hechos que  están detrás de un término sólo porque el término está mal definido, por no decir que es políticamente incorrecto (lo que significa que no se ajusta a nuestros objetivos inmediatos). El comportamiento dominante existe, simplemente está mal definido (cuando se define). Muchas discusiones relacionadas con este tema no tienen sentido porque ninguna de las partes sabe exactamente de qué habla la otra. Sin embargo, no es necesario tirarlo todo por la borda. Por lo tanto, propongo definiciones precisas tanto del comportamiento dominante como del resto de términos que necesitamos para entenderlo: qué es, qué no es, cómo ha evolucionado y cómo funciona.

El comportamiento dominante es un comportamiento cuantitativo y cuantificable manifestado por un individuo con el objetivo de conseguir o conservar el acceso temporal a un recurso en particular, en una situación en concreto, ante un oponente concreto, sin que ninguna de las partes resulte herida. Si cualquiera de las partes resulta herida, se trata de un comportamiento agresivo, no dominante. Sus características cuantitativas varían desde un ligero aplomo hasta una clara afirmación de la autoridad.

El comportamiento dominante es contextual, individual y está relacionado con los recursos. Un individuo que manifiesta un comportamiento dominante en una situación específica no necesariamente lo va a mostrar en otra ocasión ante otro individuo, o ante el mismo individuo en una situación distinta.

Los recursos son lo que los organismos perciben como necesidades vitales; por ejemplo, la comida, una pareja reproductiva, o parte del territorio. La percepción de lo que un animal puede considerar un recurso depende de la especie y el individuo.

La agresividad (el comportamiento agresivo) es el comportamiento encaminado a eliminar la competencia, mientras que la dominancia, o la agresividad social, es un comportamiento dirigido a eliminar la competencia de un compañero.

Los compañeros son dos o más animales que conviven estrechamente y dependen el uno del otro para su supervivencia. Los extraños son dos o más animales que no conviven estrechamente y no dependen el uno del otro para sobrevivir.

El comportamiento dominante es especialmente importante para animales sociales que necesitan cohabitar y cooperar para sobrevivir. Por lo tanto, se desarrolló una estrategia social con la función de tratar la competencia entre compañeros con unas desventajas mínimas.

Los animales manifiestan comportamientos dominantes con varias señales: visuales, auditivas, olfativas y/o táctiles.

Mientras que el miedo (una conducta temerosa) es un comportamiento dirigido a eliminar una amenaza inminente, el comportamiento de sumisión, o el miedo social, es un comportamiento orientado a eliminar una amenaza social de un compañero; es decir, la pérdida temporal de un recurso sin que nadie se haga daño.

Una amenaza es todo aquello que puede herir, provocar dolor o lesiones, o disminuir las posibilidades de un individuo de sobrevivir. Una amenaza social es cualquier cosa que pueda producir la pérdida temporal de un recurso y que provoque un comportamiento de sumisión o una huida sin que el individuo sumiso termine lesionado.

Los animales manifiestan el comportamiento de sumisión mediante diferentes señales: visuales, auditivas, olfativas y/o táctiles.

Un comportamiento dominante o sumiso persistente de los mismos individuos puede dar lugar o no a una jerarquía temporal con determinadas configuraciones según la especie, la organización social y las circunstancias del entorno. En los grupos estables que ocupan un territorio definido, las jerarquías temporales se desarrollan más fácilmente. En los grupos inestables, en condiciones del entorno cambiantes, o en territorios no definidos o no establecidos, las jerarquías no se desarrollan. Las jerarquías, o más bien las estrategias implicadas, son Estrategias Estables Evolutivas  (EEE), que son siempre ligeramente inestables, que oscilan constantemente alrededor de un valor óptimo según el número de individuos de cada grupo y las estrategias individuales que cada uno adopta en un momento determinado, Las jerarquías no son necesariamente lineales, aunque en grupos pequeños y con el tiempo, las jerarquías no lineales parecen tender a ser más lineales.

Algunos individuos tienden a mostrar comportamientos dominantes y otros a mostrar comportamientos sumisos. Eso puede depender de su configuración genética, su aprendizaje a una edad temprana, su historial, etc. Eso no significa que lo determine un solo factor, sino que se trata de una compleja mezcla. Llamémoslo tendencia natural, lo que no quiere decir que no sea modificable. Es un hecho que algunos individuos son más autoritarios que otros, mientras que otros son más condescendientes, por muchas razones. No estamos diciendo que esto sea bueno o malo, simplemente exponemos un hecho; que sea bueno o malo —no en un sentido moral— más bien significa que es más o menos ventajoso según el contexto. En los encuentros cara a cara, en condiciones de igualdad, hay más probabilidades de que los individuos adopten la estrategia con la que se encuentran más cómodos, manteniendo por lo tanto su historial de básicamente dominantes o básicamente sumisos.

Cuando están en un grupo de mayor tamaño, tendrán la misma tendencia de desempeñar los roles con los que se sienten más cómodos. Esto puede cambiar, sin embargo, debido a la estructura formada accidentalmente del grupo. Imagina un grupo con varios individuos con una mayor tendencia a tener comportamientos sumisos que dominantes, y con sólo unos pocos individuos con la tendencia opuesta. En una situación así, un individuo por naturaleza sumiso tendrá más posibilidades de acceder a un recurso y tener éxito mostrando un comportamiento más dominante. El éxito genera éxito, y poco a poco, este individuo, que en otras condiciones sería predominantemente sumiso, se encuentra con que es principalmente dominante. Si la situación permite al individuo cambiar su estrategia preferente, los demás también tendrán las mismas oportunidades. El número de individuos dominantes aumentará, pero el número de individuos dominantes que puede sostener un grupo no es ilimitado, porque en un momento dado será más ventajoso asumir el papel de sumiso, según los costes y los beneficios.

Por lo tanto, el número de individuos dominantes y sumisos no sólo depende de la tendencia natural del individuo, sino también de la configuración de los grupos y sus características. Si compensa tener un papel dominante o sumiso  en el fondo es algo que depende de los costes y beneficios y del número de individuos que adoptan una estrategia en particular.

Entender las relaciones entre comportamientos dominantes y sumisos como una EEE (Estrategia Estable Evolutiva) abre perspectivas de lo más emocionantes, que pueden ayudar a explicar los comportamientos adoptados por un individuo determinado en un momento dado. Un individuo sumiso aprenderá a desempeñar el papel de sumiso ante otros individuos más dominantes y el de dominante ante otros más sumisos. Eso significa que ningún individuo es en principio siempre dominante o siempre sumiso; todo depende del contrario y, por supuesto, del valor de los beneficios potenciales y los costes estimados.

Por consiguiente, las jerarquías (cuando existen) siempre serán ligeramente inestables según las estrategias adoptadas por los individuos que forman el grupo. Las jerarquías no son necesariamente lineales y sólo se dan en pequeños grupos o subgrupos.

En opinión de este autor, el error que hemos cometido hasta ahora es considerar la dominancia y la sumisión como algo más o menos estático. No hemos tenido en cuenta que estas características, como los fenotipos y todos los demás rasgos, están constantemente bajo el escrutinio y la presión de la selección natural. Son adaptativas, muy variables y altamente cuantitativas y cuantificables.

Como tal, la dominancia y la sumisión son rasgos dinámicos que dependen de diversas variables, visión que es compatible con el desarrollo del comportamiento a un nivel individual, las funciones genéticas, la influencia del aprendizaje y, cómo no, la teoría de la evolución.

La dominancia y la sumisión son mecanismos maravillosos desde un punto de vista evolutivo. Es lo que permite a los animales (sociales) vivir juntos, sobrevivir hasta que se hayan reproducido y transmitir sus genes (dominantes y sumisos) a la siguiente generación. Sin estos mecanismos, no tendríamos animales sociales como los seres humanos, los chimpancés, los lobos y los perros, entre muchos otros.

Si un animal resolviera todos los conflictos intergrupales con comportamientos agresivos y temerosos, estaría agotado cuando se viera obligado a buscar la comida, una pareja reproductiva, un lugar seguro para descansar o cuidar de su progenie (y todo ello disminuiría las oportunidades de sobrevivir tanto de él como de sus genes). Por consiguiente, se originó y desarrolló la estrategia del compañero y el extraño. Es imposible luchar contra todos todo el tiempo, de manera que con los compañeros se utilizan mecanismos que consumen poca energía en las confrontaciones.

Los comportamientos dominantes y sumisos controlan asimismo la densidad de población, ya que dependen del reconocimiento individual.  El número de reconocimientos individuales que es capaz de realizar un animal debe tener un límite. Si este limite es muy alto, el reconocimiento se vuelve ineficiente, inactivando la estrategia compañero/extraño; en ese caso, las expresiones de miedo/agresividad sustituirán a los comportamientos de sumisión/dominancia.

La estrategia de sumisión es sabia. En lugar de enzarzarse en vano en una lucha desesperada, puede resultar mucho más provechoso esperar. Recurriendo a un comportamiento pacifico y sumiso, los subordinados a menudo pueden seguir los pasos de los dominantes y aprovechar oportunidades que les dan acceso a recursos vitales. Mostrando sumisión, gozan además de las ventajas de pertenecer a un grupo, en especial la defensa ante los rivales.

Las jerarquías funcionan porque el subordinado normalmente se aparta, mostrando un típico comportamiento apaciguador, sin signos aparentes de miedo. Por lo tanto, el dominante puede sencillamente desplazar al sumiso cuando está comiendo o cuando desea un espacio. Las jerarquías en la naturaleza a menudo son muy sutiles, difíciles de descubrir por el observador. El motivo de esta sutileza es la razón de ser de la propia dominancia-sumisión: el animal subordinado suele evitar los encontronazos y al dominante tampoco le entusiasman las escaramuzas.

Pelear implica cierto riesgo y puede dar lugar a graves lesiones, o incluso a la muerte. La evolución, por consiguiente, tiende a favorecer y desarrollar mecanismos que limitan la intensidad de los comportamientos agresivos. Muchas especies tienen claras señales que expresan la aceptación de la derrota, lo que pone fin a las peleas antes de que se produzcan lesiones.

Aprender a reconocer las señales-estímulos es la tarea más importante para las crías nada más nacer. Les salva la vida. La lección más importante que aprende un joven social después de aprender las señales–estímulos fundamentales para mantenerse con vida es la capacidad de transigir. Mantiene la salud de la vida social del grupo. La selección natural lo ha demostrado, favoreciendo a los individuos que han desarrollado comportamientos que les permiten permanecer juntos. Otros animales, los depredadores solitarios, no necesitan estos rasgos sociales. Estos organismos encuentran otras maneras de mantener su metabolismo y reproducción.

Aprender a ser social significa aprender a transigir. Los animales sociales pasan mucho tiempo juntos y los conflictos son inevitables. Tiene su lógica que desarrollen mecanismos con los que responder a las hostilidades. Limitar el comportamiento de agresividad y miedo mediante la inhibición y la ritualización sólo es parcialmente seguro. Cuanto más social es el animal, más obligatorios son los mecanismos eficaces. La agresión inhibida sigue siendo una agresión; es como jugar con fuego un día de viento. Resulta eficaz para animales menos sociales o menos agresivos, pero los animales muy sociales y más agresivos necesitan otros mecanismos.

A largo plazo, seria muy peligroso y agotador estar constantemente recurriendo a la agresión y el miedo para resolver problemas triviales. Los animales presentan síntomas de estrés patológico después de un tiempo en que se sienten constantemente amenazados o necesitan atacar constantemente a otros. Esto significa que los depredadores sociales necesitan otros mecanismos aparte de la agresividad y el miedo para resolver animosidades sociales. Tengo la teoría de que los animales sociales, a través de la ontogenia de la agresión y el miedo, desarrollan otros dos comportamientos sociales igual de importantes. Mientras que una agresión significa: «lárgate, muérete, no vuelvas a molestarme», una agresión social significa: «lárgate, pero no demasiado lejos, ni demasiado tiempo». Igualmente, el miedo social dice: «No te molestaré si no me haces daño», mientras que el miedo existencial no permite transigir en nada: «o tú o yo».

La diferencia significativa entre los dos tipos de comportamientos agresivos parece ser la función. La agresión se emplea para tratar con los extraños, y la agresión social se emplea para tratar con los compañeros. En cambio, el miedo y el miedo social son tanto para el trato con los extraños como para el trato con los compañeros. Éstas son diferencias cualitativas que justifican la creación de nuevos términos; de allí que se hable de dominancia y sumisión.

¿Qué significado tiene esto en nuestra manera de entender a nuestros perros y nuestra relación con ellos?

Significa que todos nosotros mostramos comportamientos dominantes (seguridad en uno mismo, afirmación de la autoridad, firmeza, contundencia) y sumisos (inseguridad, aceptación, concesión, capitulación), según diversos factores, por ejemplo: estado de ánimo, posición social, recursos, salud, el oponente en cuestión, y eso se da tanto entre los seres humanos como entre los perros (y los lobos, por supuesto). Esto no tiene nada de malo, excepto cuando presentamos un comportamiento dominante en situaciones en que sería más ventajoso presentar un comportamiento sumiso, y viceversa. A veces podemos ser más dominantes o sumisos, y otras veces menos. Se trata de comportamientos muy cuantitativos y cuantificables, con muchas variantes. No hay una única estrategia correcta. Todo dependerá de la flexibilidad y la estrategia adoptada por los demás.

Por supuesto, nosotros no construimos las relaciones estables y beneficiosas a largo plazo basándolas en los comportamientos dominantes o sumisos. Éstos son comportamientos necesarios para resolver los inevitables conflictos sociales. Construimos las relaciones basándolas en la necesidad de compañía –tanto nosotros como los perros (y los lobos, por supuesto)– para resolver problemas comunes relacionados con la supervivencia y preferentemente con un nivel aceptable de confort. No construimos las relaciones basándolas en las jerarquías, pero éstas existen y desempeñan un papel importante en determinadas circunstancias –tanto para los seres humanos como para los perros (y para los lobos, por supuesto)-, a veces más, a veces menos, a veces nada.

Construimos nuestra (buena) relación particular con nuestros perros basándola en el compañerismo. Los necesitamos porque nos dan una sensación de logro que no parece que consigamos en otra parte. Ellos nos necesitan porque el mundo esta superpoblado, los recursos son limitados y como dueños les proporcionamos comida, protección, cuidados, un lugar seguro y compañía (son animales sociales). ¡Es muy duro ser un perrito y estar solo en este mundo tan grande! A veces, en esta relación, una de las partes recurre a un comportamiento dominante o sumiso y eso no tiene nada de malo siempre y cuando las dos partes no exhiban el mismo comportamiento a la vez. Si ambos muestran comportamiento dominante o sumiso, tienen un problema: habrá un conflicto que se resolverá la mayor parte de las veces sin lesiones (eso es lo maravilloso de la dominancia y la sumisión), o uno de los dos tendrá que dejarse de tonterías e imponer su buen juicio.

Una buena relación con nuestros perros no requiere ningún mecanismo en particular ni misterioso. Ocurre básicamente lo mismo con todas las buenas relaciones, teniendo en cuenta las características especificas de la especie y los individuos implicados. No necesitamos nuevos términos. No necesitamos nuevas teorías para explicarlo. No somos, al fin y al cabo, tan especiales, y tampoco lo son nuestros perros. Estamos todos construidos a partir del mismo concepto y con los mismos ingredientes básicos. Sólo necesitamos buenas definiciones y un enfoque menos emocional y más racional. Utiliza tu corazón para disfrutar de tu perro (y de tu vida) y tu razón para explicarlo (si lo necesitas), y no al revés. Si no te gustan mis definiciones, crea otras que sean mejores (con más ventajas y menos desventajas), pero no malgastes tu tiempo (ni el de nadie) con discusiones sin sentido y reacciones viscerales. La vida es preciosa y cada momento malgastado es un bocado menos del pastel que has devorado sin siquiera darte cuenta.

Así es como yo lo veo y me parece hermoso: ¡que disfrutes de tu pastel!

R—

 

Related articles

References

  • Abrantes, R. 1997. The Evolution of Canine Social Behavior. Wakan Tanka Publishers.
  • Coppinger, R. and Coppinger, L. 2001. Dogs: a Startling New Understanding of Canine Origin, Behavior and Evolution. Scribner.
  • Creel, S., and Creel, N. M. 1996. Rank and reproduction in cooperatively breeding African wild dogs: behavioral and endocrine correlates. Behav. Ecol. 8:298-306.
  • Darwin, C. 1872. The Expressions of the Emotions in Man and Animals. John Murray (the original edition).
  • Estes, R. D., and Goddard, J. 1967. Prey selection and hunting behavior of the African wild dog. J. Wildl. Manage. 31:52-70.
  • Eaton, B. 2011. Dominance in Dogs—Fact or Fiction? Dogwise Publishing.
  • Fentress, J. C., Ryon, J., McLeod, P. J., and Havkin, G. Z. 1987. A multi- dimensional approach to agonistic behavior in wolves. In Man and wolf: advances, issues, and problems in captive wolf research. Edited by H. Frank. Dr. W. Junk Publishers, Boston.
  • Fox, M. W. 1971. Socio-ecological implications of individual differences in wolf litters: a developmental and evolutionary perspective. Behaviour, 41:298-313.
  • Fox, M. 1972. Behaviour of Wolves, Dogs, and Related Canids. Harper and Row.
  • Lockwood, R. 1979. Dominance in wolves–useful construct or bad habit. In Symposium on the Behavior and Ecology of Wolves. Edited by E. Klinghammer.
  • Lopez, Barry H. (1978). Of Wolves and Men. J. M. Dent and Sons Limited.
  • Mech, L. D. 1970. The wolf: the ecology and behavior of an endangered species. Doubleday Publishing Co., New York.
  • Mech, L. David (1981). The Wolf: The Ecology and Behaviour of an Endangered Species. University of Minnesota Press.
  • Mech, L. D. 1988. The arctic wolf: living with the pack. Voyageur Press, Stillwater, Minn.
  • Mech, L. D., Adams, L. G., Meier, T. J., Burch, J. W., and Dale, B. W. 1998. The wolves of Denali. University of Minnesota Press, Minneapolis.
  • Mech, L. David. 2000. Alpha status, dominance, and division of labor in wolf packs. Northern Prairie Wildlife Research Center,
  • Mech. L. D. and Boitani, L. 2003. Wolves: Behavior, Ecology, and Conservation. University of Chicago Press.
  • Packard, J. M., Mech, L. D., and Ream, R. R. 1992. Weaning in an arctic wolf pack: behavioral mechanisms. Can. J. Zool. 70:1269-1275.
  • O’Heare, J. 2003. Dominance Theory and Dogs. DogPsych Publishing.
  • Rothman, R. J., and Mech, L. D. 1979. Scent-marking in lone wolves and newly formed pairs. Anim. Behav. 27:750-760.
  • Schenkel, R. 1947. Expression studies of wolves. Behaviour, 1:81-129. 
  • Scott, J. P. and Fuller, J. L. 1998. Genetics and the Social Behavior of the Dog. University of Chicago Press.
  • Van Hooff, J.A.R.A.M., and Wensing, J.A.B. 1987. Dominance and its behavioral measures in a captive wolf pack. In Man and wolf: advances, issues, and problems in captive wolf research. Edited by H. Frank. Dr. W. Junk Publishers, Boston.
  • Wilson, E. O. 1975. Sociobiology. Belknap Press of Harvard University Press, Cambridge, Mass.
  • Zimen, E. 1975. Social dynamics of the wolf pack. In The wild canids: their systematics, behavioral ecology and evolution. Edited by M. W. Fox. Van Nostrand Reinhold Co., New York. pp. 336-368.
  • Zimen, E. 1976. On the regulation of pack size in wolves. Z. Tierpsychol. 40:300-341.
  • Zimen, Erik (1981). The Wolf: His Place in the Natural World. Souvenir Press.
  • Zimen, E. 1982. A wolf pack sociogram. In Wolves of the world. Edited by F. H. Harrington, and P. C. Paquet. Noyes Publishers, Park Ridge, NJ.

Gracias a Simon Gadbois (merci), Tilde Detz (tak), Victor Ros (gracias), Sue McCabe (go raibh math agate) y Parichart Abrantes (ขอบคุณครับ) por sus sugerencias para mejorar este artículo. Los fallos que puedan quedar son cosa mía, no suya.

Impreso en castellano la primera vez en Border Collie Magazine.

E così vorresti diventare un buon educatore cinofilo!

Tradotto da Paolo Terrile (from the original in English “So you want to be a good dog trainer!“)

Il lancio dei Guinea Pig Camps ha attirato l’attenzione di molti amanti degli animali, in particolare degli educatori cinofili. Due specifiche domande mi sono state fatte ripetutamente: (1) in che modo addestrare un porcellino d’India mi può far diventare un miglior educatore cinofilo? (2) Cosa c’entrano i porcellini d’India con i cani?

Guinea Pig using the A-frame.

Un porcellino d’India su una palizzata. I porcellini non sono particolarmente agili, ma amano le sfide. Un buon addestratore può insegnare loro parecchi trucchi.

 

La abilità di base per addestrare un cane solo le stesse che servono per addestrare qualsiasi animale. L’unica differenza è che – evidentemente – un cane è un cane e non un cavallo, o un porcellino d’India. Il che è un aspetto positivo poiché (a motivo della storia che abbiamo in comune con i cani) non c’è animale più facile da addestrare di un cane. Al tempo stesso, proprio perché i cani ci rendono la vita più semplice, c’è un limite a ciò che possiamo imparare se addestriamo solo cani e mai altri animali.

I cani perdonano i nostri errori e sono praticamente sempre disponibili a cooperare con noi. Altre specie animali invece ci considerano con maggior attenzione e esigono che guadagniamo la loro fiducia. Se non si fidano di noi, non seguiranno i  nostri insegnamenti e quindi non potremo addestrarli.

Un cavallo non vi seguirà se non si fida di voi e serve molto per ottenere la fiducia di un cavallo (e solo un attimo per perderla completamente). Potete dargli quante carote volete, ma se decide che non si può fidare di voi, le migliori carote del mondo saranno inutili.

Un gatto ammiccherà a voi ed al cibo che gli state offrendo almeno un paio di volte, prima di considerare persino la possibilità di avvicinarsi. Dopodiché, se considererà la vostra richiesta adeguata in cambio del cibo che gli state offrendo, potrà accettare le vostre attenzioni. Altrimenti, ammiccherà ancora una volta (se siete fortunati), prima di rimettersi a sonnecchiare.

Dog and guinea pig

Un cane e un porcellino d’India insieme. Addestrare un porcellino d’India può farsi diventare un miglior educatore cinofilo (foto letsbefriends.blogspot.com).

 

Il porcellino d’India – un piccolo animale sociale, di aspetto accattivante – è per natura pauroso e diffidente, essendo la preda favorita di molti predatori, tra cui anche l’uomo. A differenza del cane, l’uomo non condivide col porcellino d’India una comune storia evolutiva e, pertanto, questo animale non vi concederà alcunché senza qualcosa in cambio. Dovrete lavorare per ottenere la fiducia del porcellino d’India e dimostrargli che cooperare con voi è vantaggioso nel breve e nel lungo termine.

Addestrare i porcellini d’India vi insegnerà molte tra le questioni teoriche dell’apprendimento animale, che trovereste noioso leggere in un libro; per contro, le apprenderete in modo divertente poiché ne avrete esperienza immediata e diretta. Dovrete essere precisi ed applicare i metodi corretti per ottenere il giusto comportamento. Avrete inoltre la possibilità di applicare l’intera gamma del condizionamento operante, migliorando quindi le vostre capacità pratiche.

I cani sono animali eccezionali e siamo fortunati perché sono (quasi) sempre attenti a ciò che facciamo e sono ottimi osservatori. Come diceva a lezione il Professor Lorenz, “i cani sono etologi migliori di quanto lo siamo noi”. Non è invece questo il caso dei porcellini d’India, che non hanno una storia di co-evoluzione comune con noi. Hanno certamente ottime capacità di osservazione, ma non sono particolarmente attenti al nostro comportamento. Dovrete essere quindi voi stessi degli osservatori molto attenti per individuare il momento giusto per mettere in atto il metodo corretto per ottenere il comportamento desiderato; in questo modo, potrete sviluppare la vostra capacità di osservazione, il che indubbiamente farà di voi un miglior educatore cinofilo.

Siamo così abituati alla presenza dei cani che tendiamo ad interpretarne il comportamento come se fossero umani, commettendo così un grave errore per il quale, spesso, non subiamo conseguenze. Con i porcellini d’India, impariamo invece ad osservare, analizzare ed interpretare il comportamento in maniera oggettiva.

Puppy and guinea pig.

Animali di specie diverse possono sviluppare ottime relazioni e vivere tra loro in armonia (foto Dashawk).

 

Potete insegnare molte cose ai cani anche senza aver prima pianificato l’addestramento. Sono infatti così attivi e desiderosi di compiacere che, prima o poi, faranno qualcosa che vi piace e che potrete rinforzare. Questo però non accade invece con i porcellini d’India. Dovrete pianificare in anticipo l’addestramento, definire in modo chiaro i vostri obiettivi and preparare un piano di intervento. Con i cani, possiamo andare a braccio, ma ciò non è possibile con altri animali. Addestrare porcellini d’India vi insegnerà inoltre ad essere pronti per gli imprevisti, a preparare piani alternativi, predisponendo un piano B quando il piano A non funziona nel modo atteso. Una volta che avrete appreso questa capacità, il vostro cane sarà il primo a ringraziarvi se condurrete per le vostre sessioni di addestramento definendo in anticipo il piano di intervento.

Siete certamente consapevoli che il senso del tempo è essenziale quando educate il vostro cane, ma – in modo abbastanza sorprendente – avrete comunque risultati accettabili anche quando il rinforzo non arriva al momento giusto. Con i cani è come canticchiare alla buona un motivetto, che i vostri amici riconosceranno comunque. Con i porcellini d’India bisogna essere intonati e cantare senza errori, o altrimenti vi suggeriranno di prepararvi meglio, prima di ripresentarvi. Dopo aver addestrato i porcellini d’India, il vostro senso del tempo sarà molto più preciso.

Molte persone non riescono a percepire completamente quello che accade intorno a loro, perché sono eccessivamente preoccupate dei loro sentimenti ed emozioni. Possiamo permetterci questo tipo di distrazioni con i cani, ma non invece con altri animali e, quindi, addestrare i porcellini d’India vi aiuterà a focalizzare la vostra attenzione sull’animale che state addestrando ed a sviluppare una maggiore attenzione per i particolari. Ciò aumenterà anche la consapevolezza di voi stessi, il che vi renderà non solo un ottimo addestratore di porcellini d’India, ma anche un educatore cinofilo migliore – influendo positivamente sulla vostra vita in senso più generale.

Nei nostri seminari, lavorerete in squadre di tre. Ciascuna squadra pianificherà un piano di intervento, che sarà stilato in anticipo, verrà ripreso in video durante la sua esecuzione, analizzato successivamente, modificato e quindi eseguito. I membri della squadra si avvicenderanno nell’addestramento, nella registrazione delle sessioni e nelle riprese. Migliorerete le vostre capacità di lavorare in gruppo, una capacità che vi sarà utile non soltanto quando tornerete ad educare i cani, ma in tutti i settori della vostra vita.

Adesso potete comprendere come addestrare un piccolo e piacevole porcellino d’India potrà farvi diventare un miglior educatore cinofilo, di cani, di gatti o addirittura un miglior collega di lavoro migliorando la vostra capacità di osservazione, il senso del tempo e l’abilità di lavorare in gruppo. Mentre i vostri colleghi potranno metterci un po’ per apprezzare i miglioramenti, il vostro cane se ne accorgerà subito, ve lo prometto. Potreste anche un fumetto sopra la sua testa, mentre dice “Che bello! Cosa ho fatto per meritarmi ciò? È come avere un proprietario nuovo di zecca!”

Police guinea pig? Not exactly yet, but who knows.  You could be the trainer of the first Guinea Pig tobacco and gunpowder detector.

Se vi piace il lavoro di discriminazione olfattiva, addestrare un porcellino d’India è la cosa migliore che possiate fare e vi insegnerà molto. Hanno un buon senso dell’olfatto, ma dovrete essere bravi a motivarli e ad avere un ottimo senso del tempo.

 

In un certo senso, un guinea pig camp è un mini corso di etologia (la scienza del comportamento animale). La maggior parte dei proprietari e anche molti addestratori non sono in grado di distinguere tra le quattro categorie di comportamenti che gli animali sociali hanno sviluppato nel corso dell’evoluzione: i c.d. comportamenti aggressivi, di paura, dominanti e di sottomissione. Confondere il comportamento aggressivo con quello dominante, come pure quello di paura con quello di sottomissione è uno spiacevole errore, peraltro ancora troppo comune, nonostante il fatto che ciascuno di questi comportamenti possiede funzioni ed espressioni specifiche.

Quando addestrate un porcellino d’India, non è importante che riusciate o meno a distinguere i comportamenti dominanti e di sottomissione dai comportamenti aggressivi o di paura, anche se si tratta di comportamenti normali per i porcellini d’India. Tuttavia, non esiste alcuna possibilità che voi entriate a far parte del branco dei porcellini d’India. Sarete sempre lo straniero, ma potrete decidere se essere uno straniero amichevole e meritevole di fiducia, oppure uno straniero angosciante e inaffidabile. Sarà una vostra scelta, che non è difficile da mettere in pratica, ma che richiede di pensare attentamente a quello che state facendo.

Così come i cavali, anche i porcellini d’India nel dubbio reagiscono con paura (un comportamento chiave per la loro sopravvivenza nella storia della loro evoluzione). Mostrare un atteggiamento composto e sicuro di sé funziona bene, ma ogni comportamento maggiormente assertivo può essere controproducente. I cani, animali sempre più sorprendenti, vi daranno sempre una seconda possibilità (e vi perdoneranno l’accento strano con cui parlate il loro linguaggio); un cavallo o un porcellino d’India difficilmente lo faranno. Se pensate di poter in qualche modo costringere un porcellino d’India a fare quello che voi volete, reagirà con paura e si immobilizzerà persino per mezz’ora, un disastro per qualsiasi aspirante addestratore.

Imparerete presto che la coercizione non è assolutamente il modo giusto di procedere. Così, imparerete i segreti della motivazione e la bellezza di saperla utilizzare (anche nel vostro ambiente), piuttosto che cercare di controllarla; e ciò, da solo, potrà condurvi a risultati inattesi e molto ben accetti.

Se potessero, sono sicuro che il vostro cane e il vostro cavallo ringrazierebbero i porcellini d’India per quello che vi insegneranno mentre li addestrate, perché senza dubbio diventerete un addestratore molto più attento e preciso. Avrete un maggior controllo di voi stessi piuttosto che dell’animale, imparerete a motivare piuttosto che a costringere, a mostrare ciò che volete piuttosto che arrivarci per caso, a raggiungere risultati intervenendo in misura minima (e talvolta persino impercettibile) sul normale comportamento del vostro animale preferito.

La vita è meravigliosa, non è vero?

R—

Related articles

So you want to be a good dog trainer!

The launch of Guinea Pig Camps has attracted the attention of many animal lovers, particularly dog trainers. I have been asked repeatedly two particular questions: (1) how can training guinea pigs make me a better dog trainer? (2) What have guinea pigs got to do with dogs?

Guinea Pig using the A-frame.

Guinea Pig using the A-frame. They are not especially agile but enjoy challenges. A good trainer can teach them lots of tricks.

The basic skills you need to train a dog are the same as those you need to train any other animal. The only difference is a dog is a dog and not a horse, or a cat, or a guinea pig, as you well know. This is good news for you as (mainly due to our common history) there is no other animal as easy to train as a dog. On the other side, and precisely because dogs makes it easy for us, there is a limit to how much we learn if we only train dogs and never other animals.

Dogs forgive our mistakes and are nearly always motivated to cooperate with us. Other species scrutinize us far more thoroughly and demand that we earn their trust. If they don’t trust us, they will not follow our teaching, and we’ll have a problem.

A horse will not follow you if it doesn’t trust you and it takes a lot to earn the trust of a horse (and only a moment to lose it completely). You can offer it as many carrots as you like, but if it decides you are not someone to be trusted, the best carrots in the world will be redundant.

A cat will blink at you and the treat you offer at least twice, before even considering moving into your direction. Then, if it deems your request reasonable in exchange for food, it may just indulge you. Otherwise, it will just blink again, if you’re lucky, before resuming its catnap.

Dog and guinea pig

Dog and guinea pig together. Training a guinea pig can make you a better dog trainer (photo letsbefriends.blogspot.com).

The guinea pig, a small, rather cute, social animal, is fearful by nature, as it is a favorite prey of many predators, including humans. Humans don’t share a common evolutionary history with the guinea pig like with the dog, so you won’t get anything for free. You’ll have to work to gain your guinea pig’s trust and show it that co-operating with you is profitable in both the short and long term.

Training guinea pigs will teach you many of the theoretical aspects of animal learning that you may find boring to read in a book; and will do so in a fun way because you will be learning hands-on. You’ll have to be very precise and apply the right methods to produce the right behavior. You’ll explore the whole spectrum of operant conditioning and thus improve your practical skills.

Dogs are exceptional animals and as trainers we are lucky because they are (almost) always attentive to what we’re doing and they are great observers. As Professor Lorenz once said in a class, “dogs are better ethologists than we are.” This is not the case with guinea pigs as they lack that common evolutionary history with us. They have good observational skills, they’re just not particularly attuned to human behavior. You’ll have to be a keen observer your self to determine the right moment to implement the right method to achieve the right behavior; thus, you will develop your own observational skills, which in itself will undoubtedly make you a better dog trainer.

We are so familiar with dogs that we tend to interpret their behavior as if they were humans, a grave mistake indeed, but we mostly get away with it. With guinea pigs, you learn to observe, analyze and interpret behavior objectively.

Puppy and guinea pig.

Animals of different species can develop good relationships and live together in harmony (photo by Dashawk).

You can teach dogs many things without a proper plan. They are so active and eager to please that, sooner or later, they will do something you like, which you can then reinforce. However, this is not the case with guinea pigs. You’ll need to plan in advance, clearly defining your goal and drawing up a plan of action. With dogs, we can play by ear and sing along, but this is not sufficient with other animals. Training guinea pigs teaches you to be prepared for eventualities, to plan alternatives, to prepare a plan B for when plan A doesn’t work as you expect. Once you’ve learned this skill, your dog will be the first to thank you for having a plan for your training sessions.

You are aware that timing is important when you train your dog, but surprisingly enough, you’ll still achieve acceptable results even if the reinforcer is not precisely timed. With dogs, it’s like singing a melody out of tune and your friends still recognizing it. With guinea pigs, you’d better sing in tune or they will tacitly suggest you get your act together before going back to them. After training guinea pigs, your sense of timing will be much more precise.

Some people have problems registering what’s happening around them because they are overly preoccupied with their own feelings and emotions. We can afford this kind of distraction with our dogs, but not with other animals and so training guinea pigs will help you focus on the animal you train and develop your eye for detail. This will increase your self-awareness, which will not only turn you into a successful guinea pig trainer, but also a much better dog trainer—and will perhaps help you in your life beyond dog training too.

At our guinea pig camps, you work in a team of three. Each team designs a plan of action, which they then register, film, analyze, modify and implement. All three members of the team will take turns at training, registering and filming the sessions. You’ll improve your ability to work in a team, a skill that will be helpful, not only when you go back to training dogs, but in all spheres of your life.

So now you see how training a cute, little guinea pig can make you a better dog trainer, horse trainer, cat trainer or even a better work colleague due to your improved  observational skills, refined sense of timing and finer team work. Your colleagues may take a little time to realize that you have improved but your dog will notice it right away, I promise you. You might even be able to see a bubble above your dog’s head saying, “Wow, what have I done to deserve this? This is like having a completely new owner!”

Police guinea pig? Not exactly yet, but who knows.  You could be the trainer of the first Guinea Pig tobacco and gunpowder detector.

If you like nose work with dogs, training a guinea to do detection work is the right thing for you and will teach you a lot. They have a good nose, but you’ll have to be good at motivating them and have a great sense of timing.

In a sense, a guinea pig camp is a mini course in ethology (the science of animal behavior). Most animal owners, and many trainers too, can’t distinguish between four fundamental behaviors that social animals have evolved: the so-called aggressive, fearful, dominant and submissive behaviors. Confusing aggressive and dominant behavior, as well as fearful and submissive behavior is unfortunate, yet only too common despite the fact each of these behaviors has its own particular function and expressions.

When training guinea pigs, it is not important whether or not you can distinguish dominant and submissive behavior from aggressive and fearful behavior, even though they are common guinea pig behaviors. There’s no way you can be part of a guinea pig herd. You will always be the stranger, but you can choose whether you’ll be a nice, trustful stranger, or a distressing, unreliable one. It’s up to you and it’s not difficult but it requires you think carefully about what you do.

Much like horses, guinea pigs tend to react fearfully when in doubt (the key to their survival throughout their evolutionary history). Displaying composed, self-confident behavior works well, but anything more assertive than that will backfire on you. Dogs, these evermore amazing animals, give you a second chance (and understand our bad “accents” in dog language); a horse or a guinea pig hardly ever do so. If you as much as think of trying to bully a guinea pig into doing what you want, it will react fearfully and can freeze for up to 30 minutes, which is a disaster for any aspiring trainer.

You’ll soon learn that coercion is not the way to go at all. Thus, you’ll learn the secrets of motivation and the beauty of working within and with your environment, rather than attempting to control it; and that in itself will lead you to unexpected and welcomed results.

If they could, I’m sure your dog and your horse would thank the guinea pigs for what they teach you when you train them, for you will be, undoubtedly, a much more subtle and balanced trainer. You’ll be in control of yourself rather than the animal, motivating rather than forcing, showing the way rather than fumbling about, achieving results with the least (sometimes even imperceptible) amount of intrusion into your favorite animal’s normal behavior.

Isn’t life beautiful?

R—

Related articles

The 20 Principles All Animal Trainers Must Know

with “16 More Principles For The Advanced Animal Trainer” and “Best Practice”

"The 20 Principles" cover.

“The 20 Principles All Animals Trainers Must Know”

This is the first edition of “The 20 Principles That All Animal Trainers Must Know.” This booklet is in a way a super concentrated course in animal learning and, although only 28 pages long, it will take you time to read and digest. Don’t rush thru it.

I wrote “The 20 Principles” in plain English so it should be accessible to all readers. Of course, I use technical terms, but they shouldn’t pose any problem for any reader because I define them all carefully and with examples.

I will update this booklet as necessary. Come back regularly to check if there are any updates.

v. 3 uploaded 09.03.13: clarification of the difference between conditional/unconditional and conditioned/unconditioned.

v. 2 uploaded 04.03.13: new cover and back cover, minor text improvements to improve clarity.

First edition v. 1 uploaded 04.02.13

Enjoy your reading!

R—

PS—This is a free e-book for you to read on your computer. Please, don’t ask me for the possibility to print it, for as much as I love books, I also care for the trees of our planet. We’re planning versions for iPad and Kindle to be available soon.

Click the full-screen view icon for better reading. Zoom in and out as you please.


Related articles

Guinea Pig Camps, los talleres de entrenamiento con cobayas

Traducido por Victor Ros Pueo.

Bienvenidos a los Guinea Pig Camps, los talleres de entrenamiento con cobayas!

Las cobayas, Cavia porcellus, son comúnmente conocidos como “conejillos de indias”.

Así que te gusta el trabajo de detección y los trucos de agility, que está fascinado por la detección de minas terrestres de los “Hero Rats”,  y te gustaría aprender algunos trucos para mejorar como entrenador de perros. No te voy a enseñar a entrenar un perro de detección de la policía, o una rata para la detección de minas, eso está reservado para los profesionales en esas áreas, pero te indicará cómo entrenar a una cobaya para detectar el tabaco y pólvora, y para realizar trucos de agility.

Police guinea pig

Guinea pig policía ? Todavía no, pero quién sabe! Puedes ser el entrenador del primero guinea pig detector de tabaco y pólvora.


¿Por qué deberían los entrenadores de perros entrenar cobayas?

Entrenar perros es fácil comparado con entrenar otros especies debido a la especial relación entre los seres humanos y perros. Los perros tienden a pasar por alto la mayor parte de nuestros errores y nos suelen dar una segunda oportunidad. Los animales que no tienen una relación tan estrecha con los seres humanos son mucho menos tolerantes por lo que es una alta prioridad ser precisos, para planificar su entrenamiento, para desarrollar tus habilidades de observación y de tener un plan B disponible. Entrenando cobayas te ayudará ser mejor entrenador de perros; más atento a los perros, más atento a los detalles y más receptivo a la retroalimentación que su perro le ofrece.

Otra ventaja de entrenar cobayas es que no tendrá un fuerte vínculo con la cobaya que entrena y por lo tanto serás más objetivo que en el entrenamiento de tu perro. No se han desarrollado malos hábitos, ya que el entrenamiento de cobayas será nuevo para ti. No te identificaras con la cobaya de la misma manera que los dueños de perros se identifican con sus perros, por lo que no te sentirás avergonzado si tu cobaya comete un error.

El entrenamiento de cobayas mejorará tus conocimientos teóricos, así como tus habilidades mecánicas. Te sorprenderás de lo mucho que se puede enseñar a una cobaya en apenas cuatro días!


Guinea Pig, Cavia porcellus, also called Cavies.

El Guinea Pig, Cavia porcellus, es un animal social. Su vista no es tan buena como la nuestra, pero tiene buen sentido del oído, el olfato y el tacto.


Las Cobayas y equipos

Cada equipo de tres estudiantes tendrá una cobaya para entrenar, una caja de entrenamiento, los obstáculos de agility, golosinas y un silbato (o clicker). Cada estudiante dentro de su equipo se turnará para ser entrenador, observador y operador de cámara. Los entrenadores entrenan, el observador registra la sesión y asegura que sigue el previamente diseñado POA (Plan de Acción), y el operador de cámara graba todas las sesiones. Puesto que los tres seguirán un plan cuidadosamente diseñado, no hay ningún problema para que los tres puedan tunarse para entrenar la misma cobaya.

El entrenamiento del equipo será en su mayoría consistente, pero, en caso de producirse pequeñas variaciones, los vamos a considerar como una ventaja, y una oportunidad de comparar factores que pueden haber influido en el entrenamiento. Es por eso que todas las sesiones son filmadas.

Un día en el campamento

Un día comienza a las 9 am y termina a las 17:00. El almuerzo será 12:00-13:00. Los equipos decidirán cuándo tomar un descanso.

Alrededor del 60% del curso se compone de una formación práctica y el 40%  restante es dedicado a los problemas teóricos tales como el diseño de los POA, la revisión de las sesiones de entrenamiento, estudiando videos, briefing y debriefing equipos.

El número máximo de alumnos es de treinta (diez equipos).

Requisitos previos

Haber leído “Los 20 principios que todos los entrenadores de animales deben saber.” Haga clic en el enlace (próximamente) para acceder al manual gratuito (traducciones al francés, español e italiano estará disponible en breve).

 

Guinea Pig: vocalization is their primary means of communication.

La vocalización es el principal medio de comunicación del conejillo de Indias. En nuestro campo se aprende a distinguir entre diferentes sonidos.


Honorarios

Como queremos ofrecer a todos la oportunidad de asistir a un campamento de Guinea Pig, mantenemos los honorarios bajos: 395 euros (en Europa), USD 495 (en los EE.UU.), AUS 495 (en Australia), CND 495 (en Canadá) y JPY 44,500 (en Japón). Esta tarifa no incluye el alojamiento, el transporte o las comidas.

Los organizadores del evento puede que necesiten ajustar estas tasas ligeramente para adaptarse a las condiciones locales (por favor, ver sus sitios web individuales).

Fechas, lugares y registro

Para registrarse, por favor, utilice los datos de contacto de abajo.

Hasta pronto

Nuestros Guinea Pig Camps es algo que tendrás que experimentar. Es increíble lo mucho que estas pequeñas y lindas criaturas pueden aprender, y lo mucho que nos pueden enseñar. No te preocupes si te enamoras con tu cobaya, te lo podrás llevar a casa después del taller, es decir, si te lo permiten sus compañeros de equipo.

En los Guinea Pig Camps se trata de aprender, disfrutar del trabajo en equipo y divertirse!

Roger Abrantes